blog top
pictures

February 27th, 2012

February 27, 1992

Dizzied by my own storm, my human pulses torment me, but life goes on with its madness of common causes to be read about in the newspaper every morning.

After years of skewed controversies, anger begins to settle in, outlining a democracy that has no idea how even to perform its first duties properly.

I’m not a stranger to these movements. A housewife walks through the darkness of a common reality.

The supermarket reflects our times minute by minute.

The housewife prowls the aisles of the supermarket, speculating, comparing her interests, her needs, totting up prices. In this common-or-garden place, social reality wakes you up with a slap, and you wind up becoming a top political specialist.

But being a housewife lays down codes that refuse to leave the kitchen.

I voice my marginalized protests in my writing.

My rights are established amid radishes and saucepans, tired of putting up with my opinions, which crawl up the kitchen walls, hit the roof and fall to the floor, just like my political drive.

My social sense shudders at the morning paper, and I totally freak out when I watch the news on TV. I feel steamrollered by the power of the lies that speaks to us disguised in the flag of its democracy.

May God take pity on all the holy dumbasses like me who can’t do a thing about it.

Diario de una Mujer Alquímica

LIONE & CROFT


February 27, 1992

ISABEL:

Mareada en mi propia tormenta mis pulsaciones humanas me atormentan, pero la vida continúa su delirio de causas comunes que se leen en el diario todas las mañanas.

La bronca comienza a instalarse, luego de años de controversias mal paridas, esbozando una democracia que no sabe hacer bien sus primeros deberes.

No estoy ajena a todos estos movimientos. Un ama de casa transita las tinieblas de una realidad común.

El supermercado refleja el momento minuto a minuto.

El ama de casa camina las góndolas del supermercado, especulando, cotejando sus intereses, sus necesidades, apuntando tantos. En este lugar común y cotidiano, la realidad social te despierta a cachetazos y terminás siendo una experta política especializada con caracteres más que definidos.

Pero mi condición establece códigos que no salen de la cocina.

Marginada en mis renglones ejerzo mis protestas.

Mis derechos se establecen entre rabanitos y cacerolas cansadas de aguantar mis opiniones, que se trepan por las paredes de la cocina, tocan el techo y se caen al piso, igual que mis impulsos políticos.

Mis sentidos sociales se estremecen leyendo el diario todas las mañanas y entro en un total delirio cuando miro cualquier noticioso por la televisión. Me siento atropellada por el poder de la mentira que nos habla embanderada en su democracia.

Dios se apiade de todos los santos boludos como yo que no podemos hacer nada.

Febrero 28, 2012

LILA:

Hoy como Isabel hace unos años, me levanté y me fui directo a la cocina,  la habia fumigado anoche para disuadir a  las arañas y cucarachas de anidar en mis alacenas, puse toda la comida de vuelta en su lugar, los platos a lavar en el lavaplatos y la ropa a lavar en el lavarropas mientras me tomaba mis mates matinales…. y pensé en mi abuela, como hacía con siete hijos y sin estas máquinas mágicas? y agradecí a los angeles haber nacido en este momento de la historia y hoy sé y siento que los angeles estan conmigo y me ayudan en cada tarea que realizo en mi nueva posta y en esta nueva etapa de mi vida….

Diaries of an Alchemical Woman

LIONE & CROFT